24 de agosto de 2015

ANÁLISIS DE LAS INTERACCIONES EN EL PACIENTE CON TERAPIA ANTIRETROVIRAL

Loizaga Diaz I, Pardo Santos N, Álvarez Lavin M, Llona Armada A, Vallinas Hidalgo S, Yurrebaso Ibarreche M.J.
Hospital De Basurto. Vizcaya. España.

OBJETIVOS Describir y cuantificar las interacciones detectadas entre la medicación antiretroviral y la medicación habitual de los pacientes VIH. Analizar el tipo de intervenciones farmacéuticas realizadas.

MATERIAL Y MÉTODOS Estudio descriptivo transversal que incluye a todos los pacientes que acudieron a la consulta de enfermedades infecciosas durante el periodo comprendido entre Mayo 2013 y Agosto 2013 y que estaban en tratamiento con terapia antiretroviral. Los datos se obtuvieron de la historia clínica informatizada y del programa de dispensación hospitalaria Farhos®. El chequeo de interacciones se llevo a cabo mediante las bases de datos Lexicomp®, Micromedex® y hiv-druginteractions.org. Se recogieron las siguientes variables: número de historia, sexo, edad, número de principios activos prescritos, fármacos implicados en la interacción, tipo de interacción, grado de interacción (escala usada en Lexicomp®) y recomendación farmacéutica. El informe generado se incluía en la historia electrónica del paciente la víspera de la visita médica, de tal modo que en el momento de la consulta el médico tuviese estos datos disponibles. Sólo se informaron de las interacciones consideradas de mayor relevancia clínica.

RESULTADOS Se analizaron las medicaciones de un total de 602 pacientes, de estos en un 14,3% (n=86) se encontraron interacciones relevantes, las cuales fueron informadas al médico correspondiente. El número medio de principios activos prescritos por paciente fue de 12,3. Se comunicaron un total de 119 interacciones (1,2 interacciones por paciente). En el 81,5% (n= 97) estaba implicado algún fármaco antiretroviral, el resto eran interacciones entre otras medicaciones habituales del paciente. El fármaco antiretroviral que mas veces se vio involucrado fue Lopinavir/ritonavir (28,6%), seguido de Darunavir/ritonavir (15,1%), de Efavirenz (14.3%) y Nevirapina (8,4%). Los fármacos con los que interaccionaban mayoritariamente estaban compuestos por antidepresivos (trazodona, citalopram, escitalopram), seguidos de inhaladores que contenían en su composición budesonida o fluticasona. Se encontraron 5 contraindicaciones (5,15%) entre fármacos antiretrovirales y otras medicaciones. El mecanismo de la interacción fue: 55,7% inhibición del metabolismo, 34% inducción, 15,5% prolongación del intervalo QT, 2,1% alteraciones en la absorción, el resto debidas a mecanismos variables. Las recomendaciones farmacéuticas fueron las siguientes: 73,2% aumento de la monitorización de algún parámetro en el paciente, 13,4% cambio de fármaco, 11,3% modificación de dosis, 2,1% cambio de pauta.

CONCLUSIONES El paciente VIH es habitualmente un paciente polimedicado. Por este motivo, el número de interacciones que cabe esperar es elevado. No todas tienen la misma importancia, por lo tanto es papel del farmacéutico seleccionar las de mayor relevancia y comunicarlas al clínico. Los IPs, como es de esperar, son los fármacos que presentan mayor número de interacciones, pero estas no deben descartarse con ningún grupo de fármacos. Esta es una de las actividades que hacen participes al farmacéutico en el equipo multidisciplinar que rodea a estos pacientes, fomentando a su vez la comunicación entre profesionales.

Farm Hosp. 2014;Supl. 1:9-420 - 395

27 de junho de 2015

CARACTERIZACIÓN DE INTERACCIONES CON BENZODIAZEPINAS EN PACIENTES MAYORES

Vázquez Real MVR, Baños Roldán UBR, Marcos Rodríguez JAMR, Romero Carreño ERC, Alvarado Fernández, MDAF, Santana Martínez SSM.

Hospital Universitario Virgen Macarena. Sevilla. España.

OBJETIVOS: Cualquier tratamiento es susceptible de sufrir interacciones farmacológicas ya sean de tipo farmacocinético o farmacodinámico. Con respecto a las benzodiazepinas (BZD), las interacciones farmacológicas pueden exacerbar sus efectos (aumento del riesgo de caídas, somnolencia y confusión, hipotensión, riesgo de muerte, entre otros) o producir una falta de eficacia. Estos efectos cobran especial importancia en pacientes ancianos debido a la especial idiosincrasia del paciente mayor. El objetivo de este estudio es computar y analizar las interacciones producidas BZD-fármaco con el tratamiento concomitante durante el ingreso hospitalario de pacientes mayores de 65 años.

MATERIAL Y MÉTODOS: Estudio observacional prospectivo de dos meses de duración. Se seleccionaron los pacientes mayores de 65 años que ingresaron en tres alas del hospital de Medicina Interna, e incluían en su tratamiento alguna BZD. Los datos sobre el tratamiento se extrajeron del soporte informático de prescripción electrónica Farmatools®. A lo largo del ingreso se revisó el tratamiento cada 48 horas, y también al momento del alta, y así actualizar los nuevos fármacos que pudieran ser prescritos. Se registraron diferentes datos demográficos (edad, sexo, etc.), así como el tipo de BZD según su vida media (VM). Las interacciones se categorizaron mediante la base de datos Lexicomp® en leves, moderadas y graves, y se empleó un Excel® para el cruce de datos y el cálculo de frecuencias observadas.

RESULTADOS: Se incluyeron 121 pacientes. La mediana de edad fue de 80 años (rango 65 - 95 años). Por sexos encontramos 75 mujeres (68%) y 46 hombres (32%). En el cómputo global se registraron 833 fármacos prescritos concomitantes con alguna BZD, de los cuales 264 (32%) producían algún tipo de interacción, repartido por cada BZD como sigue: interacciones con alprazolam (1,6%), con bromazepam (0,2%), con clorazepato dipotásico (3,9%), con diazepam (4,4%), lorazepam (18,9%), lormetazepam (0,8%) y zolpidem (2,2%). En la caracterización por gravedad, se encontraron 17 interacciones leves (2%), 246 moderadas (29,6%) y 1 grave (0,4%) entre lorazepam y olanzapina. Los grupos que más interacciones produjeron fueron diuréticos (31,4%), IECA (15,9%) y beta-bloqueantes (12,1%).

CONCLUSIONES: Según los datos obtenidos en el estudio, hasta un 32% de los fármacos produjeron alguna interacción con las BZD, un 29,6% de carácter moderado. Con la que más se observó fue con lorazepam, y el grupo farmacológico que más interaccionó con BZD fueron los diuréticos. Tras los datos obtenidos, se pone de manifiesto la necesidad de valorar profundamente el tratamiento farmacológico para evitar efectos secundarios indeseables y/o de gravedad. El farmacéutico es clave en la validación del tratamiento y detección de interacciones.

Referência: Farm Hosp. 2014;Supl. 1:9-420 Comunicaciones científicas presentadas en formato póster

28 de fevereiro de 2015

Ruptura emulsión base de Beeler con cromoglicato disódico

El cromoglicato disódico cada vez es más formulado en forma de emulsión para el tratamiento de las dermatitis atópicas en concentraciones del 5-10 %. Si se formula junto con una base aniónica, como por ejemplo, la base de Beeler (contiene laurilsulfato sódico como emulgente) se produce de forma instantánea su ruptura al reaccionar el cromoglicato disódico por su naturaleza iónica con el emulgente citado, quedando deficitario para mantener la emulsificación. La consecuencia es la formación de grumos, gran formación de burbujas de aire y caída brusca de la consistencia con separación de fases a lo largo del tiempo. Esta incompatibilidad puede evitarse formulando el cromoglicato en una base emulsiva no iónica. En este vídeo se muestra la incompatibilidad descrita.



7 de dezembro de 2014

EXTRAVASAMENTO DE DOCETAXEL EM VEIA PERIFÉRICA: UM RELATO DE CASO

Ingrid Teixeira Costa; Alexei Rodrigues Gomes; Carolina Lélis Venâncio Contim; Leila Cristina Andrade Martins; Rodolfo Gravina Lazarone.

Oncoclínica – Centro de Tratamento Oncológico Ltda.

A quimioterapia antineoplásica ainda é um dos mais importantes tratamentos no combate ao câncer (2). Consiste na utilização de medicamentos que atuam de forma inespecífica nas células, tanto benignas quanto malignas produzindo efeitos colaterais (1). Os quimioterápicos são classificados de acordo com a toxicidade dermatológica local como: vesicantes, responsáveis pelas reações mais graves quando extravasados (escape das drogas da veia para os tecidos circunjacentes), podendo provocar dor, lesões severas e necrose tecidual; e irritantes, cujos danos teciduais são menos intensos e não evoluem para necrose (3). A incidência de extravasamento de drogas citotóxicas é provavelmente subnotificada e varia de 0,5% a 5% em pacientes que recebem a quimioterapia na rede venosa periférica (2). Hoje o câncer é tratado cada vez mais, como uma doença crônica, ocorrendo inúmeras punções venosas durante vários anos e com uma grande diversidade de drogas. Este trabalho trata-se de um relato de caso, realizado em um ambulatório de quimioterapia do estado do Rio de Janeiro/RJ, em fevereiro de 2014, acompanhando um caso de extravasamento de quimioterápico vesicante (Docetaxel) (4), após autorização escrita da paciente através do consentimento livre e esclarecido; com o objetivo de apresentar as intervenções tomadas em relação a esta intercorrência e os resultados obtidos. A. P. M., sexo feminino, 62 anos, branca, em 2013 teve
diagnóstico de câncer de mama estadio I e foi submetida a quimioterapia (TCH- Docetaxel, Carboplatina e Transtuzumabe). O evento ocorreu no 3º ciclo de tratamento e acometeu toda extensão do dorso da mão. A paciente foi acompanhada continuamente pela enfermagem, com a utilização de crioterapia, dexametasona tópica, emulsão de óleo de andiroba e antiinflamatório oral. Nossa incidência anual de extravasamento é de 0,2%, abaixo da referência citada, e o caso descrito obteve um ótimo manejo e resposta satisfatória, pois houve recuperação tecidual total da lesão em 23 dias.

Poster in:  VIII CONGRESSO FRANCO BRASILEIRO DE ONCOLOGIA. 09 a 11 de Outubro de 2014. Rio de Janeiro. Brazil.